lunes, enero 23, 2017

PGR ocultó el trasiego de droga en autobuses

Caso Ayotzinapa
Antes del ataque a normalistas detuvo con cargamento a líder de Guerreros unidos
El quinto autobús, línea de investigación que no ha sido agotada por las autoridades federales para dar con el paradero de los normalistas 
Fernando Camacho y Gustavo Castillo
Periódico La Jornada
Lunes 23 de enero de 2017, p. 4
Aunque ya tenía conocimiento de que integrantes del cártel Guerreros unidos usaban autobuses para traficar drogas, la Procuraduría General de la República (PGR) ocultó esos datos a especialistas internacionales que sugirieron explorar dicha línea de investigación en el caso de la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa.
Señalamientos de padres de los normalistas y documentos oficiales de los que La Jornada tiene copia refieren la falta de entrega de información relacionada con antecedentes del tráfico de heroína en camiones de pasajeros.
El antecedente del cual no se dio información a familiares de los normalistas ocurrió el 10 de julio de 2014, en un operativo conjunto del Ejército y la PGR, realizado en Puebla, cuando fueron detenidos Gonzalo Martín Souza Neves y José Bahena Salgado, presuntos integrantes del grupo criminal Guerreros unidos, en posesión de unos 250 mil dólares en efectivo, tres vehículos y 24 kilos de cocaína, aunque investigaciones posteriores demostraron que se trataba de heroína.
En esa ocasión, la Secretaría de Gobernación informó, mediante el boletín 351/14 –publicado el mismo día de la captura–, que Souza Neves había tomado el mando del grupo delictivo a partir de la detención de Mario Casarrubias Salgado, el 29 de abril de ese año, quedando a cargo del trasiego de droga a través de compartimentos ocultos en diversos vehículos, principalmente en autobuses de pasajeros (sic).
La utilización de autobuses para el trasiego de narcóticos no era nueva. El titular de la Comisión Nacional de Seguridad en ese entonces, Monte Alejandro Rubido, señaló en conferencia de prensa el 30 de abril de 2014 que Mario Casarrubias realizaba tales traslados mediante tráileres con fruta y autobuses.
El tema vuelve a aparecer en el auto de formal prisión dictado a Souza y Bahena, donde se detalla que este último fue descubierto en flagrancia, ya que al momento de su detención introdujo un paquete a la parte posterior de un autobús de la compañía Guelaguetza Tours Inc, cuya sede está en Chicago, Illinois.
Además, en su declaración, Bahena –alias El Chapatín– aseguró que trabajaba para Souza Neves –El Uruguayo–por estar amenazado, e indicó que ocultaba droga y dinero en el autobús porque así trabajaba Guerreros unidos.
No hay información
Pese a que todos esos antecedentes fueron consignados de manera oficial, unos meses después la PGR no los proporcionó cuando le fueron requeridos por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), designado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para analizar la indagatoria del caso Ayotzinapa.
El 8 de enero de 2015, por ejemplo, la PGR emitió el oficio 263/2015 en respuesta a una solicitud de información sobre los antecedentes, estructura, líderes y células de Guerreros unidos, e indicó que únicamente localizó datos según los cuales el grupo delincuencial fue formado en 2011 por integrantes de La familia michoacana y los Beltrán Leyva, y opera en los estados de México, Morelos y Guerrero. Además, menciona como uno de sus líderes a Cleotilde Toribio Rentería, El Tilde, detenido en 2012.
Aunque ese documento incluye un esquema mucho más completo de la estructura del grupo, el nombre de Souza Neves no aparece en ninguna categoría, ni siquiera en la de Detenidos o fallecidos, y no hace referencia al tema de los autobuses.
Asimismo, en el oficio 0402/2015, emitido el 8 de febrero de ese año, la Policía Federal incluye otro esquema de Guerreros unidos donde tampoco se consigna la existencia de Souza Neves.
Esta misma falta de datos sobre el detenido o de la utilización de autobuses para traficar drogas puede notarse en los oficios 4800/2015, del 9 de marzo de 2015; el 3417/2015, del 14 de abril; el 9540/2015, del 13 de mayo, y el 137107/2015, del 14 de julio, todos elaborados por el Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia, de la PGR.
En enero y marzo de 2016, la procuraduría dio a conocer dos documentos más sobre el tema, pero en esta ocasión todos los datos al respecto aparecen testados (reservados).
Al presentar en junio de 2016 su informe final sobre el caso Ayotzinapa –conocido como el libro blanco–, la PGR señaló en la página 164: respecto de la versión de que el citado autobús (en referencia a uno de los que tomaron los normalistas antes de ser atacados) podría haber sido utilizado para el trasiego de drogas hacia Estados Unidos, hasta el momento no se encontraron evidencias que sustentaran esa hipótesis.
El hecho de que ninguno de los datos sobre los autobuses le haya sido notificado al GIEI ni se incluyera en las indagatorias del caso Ayotzinapa motivó que los padres de los estudiantes desaparecidos enviaran un documento de denuncia a la PGR, entregado el 23 de diciembre de 2016.
En la misiva –de la cual este diario tiene una copia–, los familiares se quejaron también de que la PGR omitió decir que Souza Neves estaba mencionado con el alias de El Uruguayo en una libreta que se le decomisó a Sidronio Casarrubias, uno de los supuestos involucrados en la desaparición de los jóvenes.
En ese mismo cuaderno, presuntamente Casarrubias también tenía anotados los nombres y teléfonos de Omar Hamid García Harfuch, entonces coordinador de seguridad regional de la Policía Federal en Guerrero, y Leonardo Vázquez, secretario de seguridad pública de esa entidad.
El no mencionar esos datos ni a los padres ni al GIEI podría indicar que no ha habido buena fe de la PGR y es más grave aún porque se trata de información de especial relevancia, considerando que una de las hipótesis que los expertos recomendaron seguir para explicar el ataque contra los estudiantes era que éstos tomaron autobuses usados por el crimen organizado para traficar droga, señala la carta elaborada por padres de los normalistas.
En efecto, los integrantes del GIEI pidieron al gobierno de México que no descartara en la indagatoria la existencia de un quinto autobús, que el 26 de septiembre de 2014 fue tomado en Iguala por normalistas, pero no fue atacado.
Frente a la insistencia del GIEI en que dicha línea de investigación debía agotarse, la respuesta del gobierno federal ha sido siempre que no cuenta con antecedentes de que se emplearan autobuses para el trasiego de narcóticos, lo cual significa que la PGR ocultó información de manera deliberada a los especialistas mientras estuvieron en México, subrayaron los padres en su carta.
Además, cuando el grupo de expertos solicitó en varias ocasiones que se le diera información sobre la estructura de Guerreros unidos, en ningún organigrama aparece el nombre de Souza Neves o su alias de El Uruguayo, a pesar de que el gobierno lo identificó como uno de los supuestos líderes del grupo criminal y sucesor de Mario Casarrubias.

Ayotzinapa y la rectificación ineludible


D
ocumentos oficiales de los que La Jornada tiene copia prueban que la Procuraduría General de la República (PGR) retuvo información relacionada con el tráfico de estupefacientes en camiones de pasajeros por organizaciones del crimen organizado, pieza clave en el caso Ayotzinapa. Dichos documentos dan cuenta de la detención, en julio de 2014, de Gonzalo Martín Souza Neves, El Uruguayo, y José Bahena Salgado, presuntos integrantes del grupo criminal Guerreros unidos, así como de un boletín emitido el mismo día de la captura en el cual se asentaba que Souza Neves coordinaba el trasiego de drogas en compartimentos ocultos en autobuses.
Cabe destacar que la verdad histórica sostenida por la PGR, a la fecha, se basa en buena medida en las declaraciones del presunto culpable Gildardo López Astudillo, alias El Cabo Gil. De acuerdo con la versión obtenida por la procuraduría y después impugnada por las alegaciones de tortura presentadas por el declarante, era sólo un rumor que la organización delictiva usara camiones de pasajeros para mover droga, lo cual se contradice con los documentos con que cuenta este diario y con declaraciones de Monte Alejandro Rubido, titular de la Comisión Nacional de Seguridad en ese entonces.
Al respecto, el médico y sicólogo vasco Carlos Beristain, ex integrante del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), afirmó en entrevista con este diario que la suma de incapacidades de la PGR en la conducción del caso Ayotzinapa, y en particular el ocultamiento de información referido, ameritan una investigación profunda, pues podrían indicar la existencia de dolo por las autoridades.
Martín Beristain fue uno de los miembros del grupo formado a instancias de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para coadyuvar en el esclarecimiento de los sucesos ocurridos la noche del 26 de septiembre de 2014, en Iguala, Guerrero, durante la cual fueron desaparecidos 43 estudiantes normalistas, seis personas murieron asesinadas, y dos estudiantes recibieron heridas de gravedad.
A partir de su experiencia, expuso que los integrantes del GIEI nunca recibieron los documentos existentes sobre el traslado de heroína en camiones de pasajeros, pese a que los solicitaron de manera reiterada, e incluso emplazaron a la PGR para que pidiera esos datos al gobierno de Estados Unidos.
Así, las nuevas pruebas abonan a la serie de investigaciones que han desmentido de manera rotunda el relato según el cual los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos fueron asesinados e incinerados aquella misma noche en el basurero de Cocula por miembros del crimen organizado. La suma de evidencias recuerda también el absurdo e inexplicable afán por sostener en sus puntos esenciales esa historia a lo largo de tres periodos diferentes de la procuraduría: el de Jesús Murillo Karam, artífice de la versión oficial, y los de sus sucesores Arely Gómez González y Raúl Cervantes Andrade.
No queda sino conceder la razón al médico Beristain cuando afirma que, de persistir la falta de resolución a las múltiples irregularidades del caso, la desaparición de los 43 normalistas se hará una herida más sangrienta para México.
Las autoridades deben rectificar más de dos años de una actuación errática, irresponsable e incluso cruel que ha magnificado el repudio social y el descrédito institucional. Una explicación autocrítica de semejante incapacidad y falta de voluntad y, desde luego, la localización de los desaparecidos y el esclarecimiento pleno de las circunstancias de su desaparición son condiciones ineludibles para cerrar la herida y devolver una credibilidad mínima a las instancias de procuración de justicia y al conjunto de las dependencias gubernamentales.

"Si no se resuelven las irregularidades en indagatorias, el tema irá a otras instancias"

Caso Ayotzinapa
  • La suma de incapacidades de la procuraduría habla de dolo: Carlos Beristain
  • Información del traslado de estupefacientes nunca se puso a disposición del GIEI, insiste
Especialista señala que si no se avanza adecuadamente en la investigación, la desaparición de los normalistas se volverá una herida más sangrienta. En la imagen, trabajo de equipo forense en el basurero de Cocula, donde a decir de las autoridades fueron incinerados los estudiantes de la normal rural de AyotzinapaFoto Jesús Villaseca
Fernando Camacho y Gustavo Castillo
 
Periódico La Jornada
Lunes 23 de enero de 2017, p. 5
La suma de incapacidades de la Procuraduría General de la República (PGR) en el caso Ayotzinapa, en particular el ocultamiento de datos sobre el uso de autobuses para traficar drogas, podrían hablar de dolo de las autoridades, lo cual debe investigarse a profundidad, afirmó Carlos Beristain, ex integrante del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).
El especialista advirtió que si las irregularidades de la indagatoria no se resuelven, la desaparición de los normalistas se volverá una herida más sangrienta y el tema podría llegar a otras instancias.
En entrevista con La Jornada, el médico y sicólogo vasco constató que al GIEI nunca se le entregó información sobre el tráfico de estupefacientes a través de camiones de pasajeros ni sobre la detención de Gonzalo Martín Souza Neves, El Uruguayo, a pesar de que la solicitaron reiteradamente e incluso llamaron a la PGR a que le pidiera esos datos al gobierno de Estados Unidos.
Esa información estaba en la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, pero no se puso a disposición del nuevo equipo que se encargó del caso. Queda en un lugar del cual nadie más tiene ningún control, lo cual muestra que se fragmenta la investigación, lamentó Beristain.
Al preguntarle cómo interpreta estos hechos, el especialista consideró que cuando las incapacidades se suman, muestran que podría haber dolo. ¿Por parte de quién?, ¿A qué nivel de profundidad? Es una cosa que tiene que investigarse.
Si estos puntos no se esclarecen, alertó, sería la peor noticia para México, porque eso no va a hacer más que aumentar el dolor de los familiares. Esa herida abierta se va a hacer más sangrante, más profunda. Y también va a suponer para México que el caso siga permanentemente abierto y llegue a otras instancias, cuando hay elementos suficientes para evitar que todo eso ocurra.

EU ya tenía antecedentes del tráfico

Caso Ayotzinapa
Fernando Camacho y Gustavo Castillo
 
Periódico La Jornada
Lunes 23 de enero de 2017, p. 4
Los indicios sobre el uso de autobuses para el trasiego de droga hacia Estados Unidos fueron analizados también por las autoridades de ese país.
El 8 de diciembre de 2014 la fiscal federal para Illinois, Nicole M. Kim, solicitó a un juez autorizar el registro de inmuebles, vehículos y computadoras de Pablo Vega, señalado como líder de Guerreros unidos en Chicago.
De acuerdo con el primer informe de actividades del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), la petición de la fiscal estuvo basada en una serie de escuchas telefónicas que se realizaron durante 2014 a supuestos miembros del grupo criminal.
En una de las grabaciones, dos personas hablan de que los autobuses se utilizaban para mover droga de México a Chicago, gracias a un compartimento especial, e incluso se dan instrucciones de limpiar los vehículos o se advierte que uno de ellos fue interceptado en la frontera.
Cuando el GIEI solicitó en septiembre de 2015 indagar más al respecto, autoridades mexicanas enviaron una solicitud de información al gobierno estadunidense, pero ésta era muy general y no específica sobre el caso de Chicago, subrayaron los especialistas en su segundo informe de actividades.
Debido a ello, el Departamento de Justicia respondió que “la búsqueda sobre Guerreros unidos es demasiado amplia para poder asistir apropiadamente”. La petición fue elaborada y rechazada nuevamente en febrero de 2016.
En abril de ese año la Procuraduría General de la República informó que ya había iniciado el trámite de asistencia jurídica con Washington. Pero al cometer errores de procedimiento –calificados por el GIEI de incomprensibles–, la línea de investigación de los autobuses no se incluyó en la indagatoria.

Con versión de inculpado, autoridades descartaron línea de investigación

Caso Ayotzinapa
Fernando Camacho y Gustavo Castillo
 
Periódico La Jornada
Lunes 23 de enero de 2017, p. 5
Para descartar el uso de autobuses de pasajeros en el trasiego de drogas, la Procuraduría General de la República (PGR) utilizó el testimonio de uno de los detenidos, a quien se atribuye el supuesto asesinato de los 43 normalistas de Ayotzinapa y su posterior incineración, pero que denunció haber sido torturado para arrancarle confesiones inculpatorias.
Gildardo López Astudillo, alias El cabo Gil, es señalado por autoridades como uno de los líderes de Guerreros unidos, y su detención ocurrió el 17 de septiembre de 2015.
En su declaración ministerial aceptó haber dado la orden de detener, asesinar y destruir los restos de los estudiantes, lo que sustenta en buena medida la versión del entonces procurador general de la República Jesús Murillo Karam sobre los hechos, conocida como la verdad histórica.
Sin embargo, luego de que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) solicitó a la PGR que investigara la hipótesis de que la agresión a los normalistas se debía a que tomaron autobuses usados para transportar estupefacientes, El cabo Gil amplió su declaración.
En sus nuevos dichos –de los cuales este diario tiene una copia– aseguró: por lo que hace al rumor de que la organización mueve o movía la droga en los camiones, eso no es cierto. Yo nunca supe.
No obstante, el médico vasco Carlos Beristain, ex integrante del GIEI, denunció en su libro El tiempo de Ayotzinapa que López Astudillo admitió haber sido torturado para inculparse por la agresión a los 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa.
Un informe de la PGR indica que el acusado tenía el tímpano roto y la otra oreja enrojecida luego de haber sido interrogado, lo que podría indicar que fue víctima de una forma de tortura conocida como el teléfono, que consiste en golpear las orejas del detenido con las palmas abiertas para causarle un trauma sonoro agudo, precisó Beristain.

miércoles, enero 18, 2017

Falta voluntad al gobierno para avanzar en el caso Iguala y dialogar con las víctimas

  • Sin estos elementos no habrá investigación adecuada y creíble, señala Carlos Beristain
  • Ex miembro del grupo de expertos de la CIDH, presenta el libro El tiempo de Ayotzinapa
Carlos Martín Beristain, Juan Villoro y Luis Hernández Navarro, durante la presentación del libro El tiempo de Ayotzinapa, en el Museo de Memoria y ToleranciaFoto Yazmín Ortega Cortés
José Antonio Román
 
Periódico La Jornada
Miércoles 18 de enero de 2017, p. 13
En el gobierno mexicano ha faltado voluntad política para avanzar en las investigaciones del caso Iguala y para retomar puentes de diálogo y confianza con las víctimas, aseguró Carlos Martín Beristain, quien fue uno de los cinco integrantes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
Entrevistado luego de presentar su libro El tiempo de Ayotzinapa, advirtió que sin estos elementos no habrá una investigación adecuada y creíble que satisfaga a las víctimas y a la sociedad en general.
Además, señaló que el reciente reporte interno de la Procuraduría General de la República (PGR), ael cual el gobierno ha negado validez jurídica, pero en el que se revela una larga lista de irregularidades y viola ciones a los derechos humanos cometidas durante el proceso de investigación, ratifica las conclusiones presentadas por el GIEI en su último informe, en abril de 2016.
El libro narra, desde la propia vivencia del autor, múltiples hechos ocurridos en el grupo de expertos. Son vivencias que se relatan, de situaciones que no caben en el lenguaje que se utiliza en la elaboración de los informes que se presentaron, dijo Beristain.
De hecho, el texto empieza con la narración de la llamada telefónica que le hace la CIDH el 28 de diciembre de 2014, proponiéndole que sea uno de los expertos que posteriormente integrarían el GIEI, el cual tuvo dos mandatos de seis meses para coadyuvar con el gobierno mexicano en las investigaciones de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero.
En la presentación, realizada en el auditorio del Museo Memoria y Tolerancia –recinto que resultó rebasado–, el autor señala que otras historias se escribieron desde el dolor y la relación que se tuvo con los padres de familia.
El autor aclara que en el libro no hay nada nuevo de lo que ya se encuentra en los informes del GIEI, pero que contiene historias escritas desde el dolor de los padres de familia. La presentación formal del libro estuvo a cargo de Luis Hernández Navarro, coordinador de la sección de Opinión de La Jornada;el escritor y periodista Juan Villoro, y la académica Denise Dresser.

domingo, enero 15, 2017

Ayotzinapa eje de movimientos sociales, dice la ANP


Sergio Ocampo Arista
Corresponsal
Periódico La Jornada
Domingo 15 de enero de 2017, p. 10
Chilpancingo, Gro.
Unos 300 delegados de 50 organizaciones aglutinadas en la Asamblea Nacional Popular (ANP) acordaron ayer articular los movimientos sociales sobre dos ejes centrales: la demanda de presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos y el rechazo a los incrementos de las gasolinas.
Vidulfo Rosales Sierra, abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, explicó que los asistentes discutieron y analizaron cómo enfrentar unidos y organizados la embestida gubernamental contra el pueblo, la cual ha provocado descontento y aumentos en productos de la canasta básica.
Y cómo engarzarla con la lucha por la presentación con vida de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala en septiembre de 2014.
Por lo que este domingo en la Ciudad de México, precisó, se llevará a cabo un primer proceso de articulación que permita organizar los movimientos sociales del campo con los de la ciudad, será la primera actividad para definir los trabajos de coordinación y que ya no haya luchas aisladas, expresó.
Adelantó que la primera acción acordada en la ANP iniciará este 15 de enero y concluirá el próximo 26 con la realización de la quinta Convención Nacional Popular, a efectuarse en la capital del país.

martes, enero 10, 2017

Bours, probable responsable en caso ABC


Cristina Gómez Lima, corresponsal

Hermosillo, Son. El ex gobernador de Sonora, Eduardo Bours Castelo (2003-2009), será integrado por la Procuraduría General de la República en el catálogo de probables responsables del incendio en la Guardería ABC el pasado 5 de junio de 2009, esto por orden del Juez de Control que lleva el caso jurídico contra los responsables de la muerte de 49 bebés y más de 70 que resultaron heridos.
En conferencia de prensa, el abogado de Grupo Manos Unidad por Nuestros Niños, Gabriel Alvarado Serrano, aseguró en el último peritaje a las ruinas de la estancia infantil no se pudo sostener la hipótesis de que el incendio inició por el sobrecalentamiento en el Sistema de enfriamiento de la bodega de la Secretaría de Hacienda.

miércoles, diciembre 28, 2016

‘Me quitaron la mitad de mi vida’: el dolor de las mujeres de Atenco, diez años después


En mayo de 2006, más de 20 mujeres fueron detenidas y torturadas sexualmente por policías en un operativo en San Salvador Atenco, en el Estado de México. Las 11 víctimas que lucharon para que el caso trascendiera las fronteras relataron a The New York Times el trauma y el dolor con el que han convivido desde entonces.

martes, diciembre 27, 2016

Desdén en la Basílica hacia padres de los 43

  • Aislada y sin micrófono, la misa que ofició Raúl Vera
  • No hay acceso a la prensa, señaló personal de comunicación social 
  • Ni en Gobernación nos trataron así, se quejan abogado y vocero
Los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa marcharon de la glorieta de Peralvillo a la Basílica de Guadalupe, donde el obispo Raúl Vera y el arzobispo Carlos Garfias oficiaron una misaFoto Jair Cabrera
Carolina Gómez Mena
 
Periódico La Jornada
Martes 27 de diciembre de 2016, p. 3
Padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa lamentaron el trato recibido en la Basílica de Guadalupe, donde el obispo de Saltillo, Raúl Vera, y el arzobispo electo de Morelia, Carlos Garfias Merlos, oficiaron una misa, a 27 meses de la desaparición forzada de los jóvenes. Ceremonia en la cual los prelados los conminaron a seguir luchando para encontrar a sus hijos.
Al concluir la misa, Mario González, padre de César Manuel González Hernández; Felipe de la Cruz, vocero del movimiento, y Vidulfo Rosales, abogado de los padres, indicaron que sólo les fue asignada una capilla (la número seis con capacidad para 70 personas) y no el altar mayor del templo, que a los obispos no se les proporcionó micrófono para oficiar la ceremonia y que estuvieron custodiados permanentemente por personal de seguridad de la Basílica y por cuatro policías federales.
Al concluir la Caravana por la Memoria y la Esperanza, que comenzó el pasado 20 de diciembre en la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, los padres, diversas agrupaciones solidarias, estudiantes normalistas y ministros de varias denominaciones religiosas iniciaron una peregrinación desde la glorieta de Peralvillo hacia el templo mariano, donde pasado el mediodía se celebró una misa en memoria de los jóvenes.
Cuando el contingente, de alrededor de medio centenar de personas, llegó al atrio de la Basílica, fue recibido y bendecido por Vera y Garfias Merlos, todavía arzobispo de Acapulco. En el lugar se encontraba gran cantidad de reporteros y camarógrafos.
Con anterioridad personal de comunicación social del templo, cuyo rector es Enrique Glennie, había advertido que la misa era en la capilla seis, ubicada en la parte alta de la basílica, y que sería privada, por tanto no hay acceso a prensa.
Durante el ingreso al templo hubo caos: empujones, jaloneos, gritos y consignas por los 43. Mientras personal de seguridad de la Basílica pugnaba para que sólo subieran padres de los estudiantes y una valla de resguardo de agrupaciones que acompañaron a los padres también forcejeaba para impedir el acceso a otras personas.
Mientras en el altar central se oficiaba una misa de franciscanos, desde abajo se observaba el inicio de la ceremonia en la capilla seis, al concluir ésta se dijo que los padres bajarían por donde habían ingresado. Minutos después cambió la versión: sería por la otra entrada.
Los representantes de los medios se movían de un lugar a otro. Se alcanzó a los padres a las afueras del templo, donde Rosales precisó que fue una misa tensa por el trato humillante de las autoridades de la Basílica hacia los padres de Ayotzinapay relató que el obispo Vera reclamó durante la celebración religiosa que ésta no se haya efectuado en el altar central. Añadió que debido a que simultáneamente se realizaba otra misa en el altar central, poco era lo que se escuchaba de la homilía de Vera y Garfias, quienes no contaban con micrófono, y a los cuales reconocieron su participación en la ceremonia.
Apuntó que el rechazo a los padres de los 43 ha sido sistemático en ese templo y añadió que el trato que recibieron ni siquiera lo han tenido en la Secretaría de Gobernación, pues cuatro policías federales custodiaron el acto e impidieron que los familiares tomaran fotos o videos, aseguró el abogado.
Garfias Merlos rechazó en entrevista pronunciarse sobre estas situaciones y sólo dijo que dejó para los medios una copia impresa de su homilía.
No somos diferentes
De la Cruz dijo que nos dejaron muy marginados en esa capilla, no somos diferentes a nadie de los que están ahí, estamos buscando la verdad y justicia. La fe nos mueve a ir a ese lugar.

lunes, diciembre 26, 2016

Padres de los 43 toman casetas en la México-Cuernavaca y reciben apoyo

  • La Caravana por la Memoria y la Esperanza arribó ayer a la Ciudad de México
  • Le decimos a Peña que ya entregue a nuestros hijos; si deben algo, que los investiguen
La caravana por los 43 desaparecidos de Ayotzinapa que partió de Iguala el 20 de diciembre arribó ayer a la Ciudad de México; a su entrada, los padres de los estudiantes tomaron la caseta México-CuernavacaFoto Jair Cabrera
Víctor Ballinas
 
Periódico La Jornada
Lunes 26 de diciembre de 2016, p. 12
Los padres de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayot-zinapa desaparecidos hace 27 meses tomaron ayer por tres horas con 12 minutos las cuatro casetas de la autopista México-Cuernavaca, y en ese lapso dejaron pasar a los automovilistas y transportistas con previo pago solidario.
De las 10:23 de la mañana a las 13:35 horas permaneció la toma de casetas.
Cientos de automovilistas, motociclistas, camioneros y transportistas apoyaron solidariamente la Caravana por la Memoria y la Esperanza. En bolsas backpack, mochilas y botes depositaban los donativos; esto es, en lugar de pagar los 74 pesos que cuesta el peaje, depositaban monedas de 10 pesos, billetes de 20, 50 y hasta de 100 pesos.
Muchos automovilistas manifestaron su solidaridad, pues no sólo depositaban 20, 30 o 50 pesos, sino que sacaban el brazo izquierdo y los saludaban con el pulgar en alto. Otros bajaban el cristal de su vehículo y les manifestaban: lo siento mucho, los apoyo, sigan adelante; y los menos mostraron su enojo, o bien no depositaban nada o lanzaban monedas de diez pesos a las bolsas de los familiares.
Por micrófono los familiares y estudiantes de los 43 jóvenes desaparecidos hace 27 meses explicaron durante las más de tres horas que tuvieron tomadas las casetas: nosotros no tenemos fiesta, estamos aquí en la lucha por la presentación con vida de nuestros hijos; hay 43 estudiantes desaparecidos, piensen que esas familias no están completas, nuestros hijos lo único que querían era ser maestros.
Luego, dejaban escuchar consignas: porque vivos se los llevaron, vivos los queremos, estamos aquí en pie de lucha, no nos vamos a cansar, como se cansó el entonces procurador general de la República, Jesús Murillo Karam.
Luego de las tres horas con 12 minutos los padres de familia y estudiantes se retiraron de las casetas y ofrecieron conferencia de prensa. La señora Cristina, madre de Benjamín Ausencio Bautista, manifestó: “vamos a seguir caminando con mucha dignidad. La caravana que partió de Iguala, Guerrero, el día 20 de este mes arribó hoy (ayer)a la Ciudad de México. Que sepa el pueblo: aquí estamos los padres de los estudiantes desaparecidos y exigimos que nos entreguen con vida a nuestros hijos.
Para nosotros es muy difícil este día, la Navidad, pues ya son tres navidades que no tenemos a nuestros hijos, que no los podemos abrazar. No nos van a rendir. Tenemos esperanzas de encontrar a nuestros hijos con vida, que regresen a su casa y a su escuela. De igual manera, Epifanio Álvarez, padre de Jorge Álvarez Nava, agradeció las muestras de apoyo y solidaridad. Hace 27 meses nuestros hijos no están con nosotros. Aquí estamos, desde aquí le decimos al presidente Enrique Peña Nieto que ya nos entregue a nuestros hijos; si deben algo que se les investigue, pero no los pueden seguir teniendo desaparecidos.
Los padres portaban cartulinas con las fotografías de cada uno de los 43 estudiantes, entre ellos: Luis Ángel Franciso Arzola, Leonel Castro Abarca, César Manuel González Hernández, Carlos Iván Ramírez Villarreal y José Ángel Campos.
Este lunes los padres de los desaparecidos y los estudiantes que los acompañan realizarán una peregrinación de la Glorieta de Peralvillo a la Basílica de Guadalupe, donde a las 12 horas el obispo Raúl Vera oficia-rá una misa dedicada a los 43 de Ayotzinapa.

sábado, diciembre 24, 2016

En México no hay nada que celebrar: padres de los 43

Los padres de los normalistas desaparecidos en septiembre de 2014 visitaron ayer, como parte de la caravana hacia la Ciudad de México, el pueblo de Xoxocotla, municipio de Puente de Ixtla, en Morelos, y la capital del estado (en la imagen)Foto Rubicela Morelos
Rubicela Morelos Cruz
Corresponsal
Periódico La Jornada
Sábado 24 de diciembre de 2016, p. 8
Cuernavaca, Mor.
Este 24 de diciembre, los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos cumplen cuatro días en caravana hacia la Ciudad de México, para recordar que en este país no hay nada que celebrar porque aquí se han cometido las más graves violaciones a los derechos humanos, destacaron.
Vidulfo Rosales Sierra, abogado de los padres de los normalistas, aseveró en el zócalo de Cuernavaca que para éstos no hay vacaciones ni Navidad, y menos Año Nuevo, porque no han podido encontrar a sus hijos.
La caravana, expresó, se encuentra en Morelos para exigir la presentación con vida de los 43 estudiantes desaparecidos en septiembre de 2014, la consignación de los policías de Huitzuco y de los federales identificados por participar en la agresión contra los normalistas.
La caminata salió de la Normal Rural de Ayotzinapa el pasado miércoles y busca llegar a la Basílica de Guadalupe el lunes 26, donde se oficiará una misa de acción de gracias en memoria de los 43.
En el mitin, los padres de los estudiantes desaparecidos advirtieron que no regresarán a su casa hasta encontrar a sus hijos.
La Caravana por la Memoria y la Esperanza llegó la noche del jueves a Cuernavaca. Este viernes, divididos en dos grupos, los padres visitaron el pueblo de Xoxocotla, municipio de Puente de Ixtla, y el otro estuvo en la capital del estado.